Sexo Consciente y Esencias Florales

Por sugerencia de un buen amigo me dispongo a compartir una información que recibí en un curso de Pedro López Clemente, un elaborador de esencias florales. El curso versaba sobre parte de su sistema floral, Las Flores del Alba. Pedro es una personalidad lúcida, polifacética, bien formada, profundamente creativa, humanitaria y muy consciente.

Durante su curso derramó información sobre la importancia de vivir de forma consciente diferentes aspectos de nuestra vida, de tener en cuenta "las consecuencias esenciales de nuestros actos existenciales", como él dice....uno de los temas que ocuparon más tiempo y suscitaron más interés fue el sexo consciente....y esta información iba destinada principalmente a las mujeres, que somos las que salimos más perjudicadas de vivir nuestra sexualidad de manera inconsciente.

Pedro se extendió mucho sobre esto, y a mi tras esta breve introducción me gustaría ir al grano.

En cada encuentro sexual que se produce entre un hombre y una mujer en el que haya intercambio de fluidos, cualquiera que sea, se está compartiendo información.

Pensar en las enseñanzas de Masaru Emoto sobre el agua y como el agua se puede cargar con una energía determinada. Nosotros somos un 80% de agua más o menos cargada con toda la información de lo que pensamos y sentimos incluso de lo que somos (genética) y estos fluidos corporales llevan mucha agua o mucha información, esta información tiene que ver con los patrones, programaciones, que todos vamos grabando a lo largo de nuestra experiencia vital, más aquellos que hemos heredado de papá y mamá, de nuestro linaje, de nuestra tribu....

...Estos programas van borrando la memoria de quienes somos realmente (seres de luz) y nos hacen funcionar como seres condicionados y reactivos...

...Cuando mantenemos relaciones sexuales estamos interactuando con todos los programas que tiene la otra persona...nos estamos echando a la espalda toda su herencia (impregnación), más todos los programas que ha ido adquiriendo en sus múltiples relaciones con personas que a su vez se relacionaron y asumieron programas de otros...más información y mas información....y así va aumentando el intercambio de información de forma exponencial.

Bien, la importancia que esto tiene para el hombre y para la mujer no es la misma.

El hombre al tener relaciones con una mujer se carga con la información de esta mujer, pero solo se libera de esta y las informaciones anteriores en un vinculo real de pareja con amor y compromiso lo que llamaríamos una relación más o menos estable, donde esta información comienza a ser limpiada y transmutada por el útero de su compañera. Con las consiguientes consecuencias para la mujer, que son dos básicamente.

Por un lado está la asimilación de esos patrones externos y extraños en nuestro sistema para limpiarlos, siendo esta una función que tenemos nosotras y que es beneficiosa para el conjunto de la humanidad si queremos verlo de forma positiva, lo cual nos hará más fácil el aceptarlo, comprenderlo y solucionarlo, pero que conlleva que al cabo de unos meses la mujer manifestará modos de comportamiento similares a parejas anteriores de su pareja actual.

Si el hombre tenía una pareja híper-controladora, por poner un ejemplo, al cabo de unos meses de relación la nueva pareja comenzará a mostrar comportamientos de control que antes no tenía, debido a este intercambio de fluidos y trasvase de información de los programas que él ha ido incorporando de la anterior pareja y que la nueva está limpiando. Cuando se acabe el proceso de limpieza y transmutación terminará la manifestación de estas pautas adquiridas y que no son propias de la segunda pareja...pero a veces cuando terminamos de limpiar ya es demasiado tarde para nuestra relación...la relación se ha roto, ya que aunque la información que recibimos de las otras parejas es tanto negativa como positiva, la que se hace más evidente es la negativa, siendo esta la que necesita ser limpiada. ¿Como podemos evitar que esto ocurra? Acelerando el proceso de limpieza utilizando de forma asidua una esencia floral del sistema de Flores del Alba que se llama POMAGAS.

Las posibles consecuencias para las mujeres no quedan ahí. Mujeres dadas a tener muchas relaciones por las razones que sean o con parejas dadas a tener muchas relaciones (Esto puede que no lo sepamos de nuestra pareja, por que ni las mujeres ni los hombres vamos contando normalmente a nuestras parejas que nos acostamos con otras personas) acaban teniendo un útero enfermo por saturación.

El útero no puede limpiar y transmutar con la velocidad que requieren estos casos, el útero tiene un límite para trabajar con eficacia y es una vez al mes ¿adivináis cuando?. La razón está clara, no cargar a mi futura descendencia, si la tuviera, con estas energías que están en mi sistema. Por otra parte, todo lo que no puede limpiar la menstruación, se va quedando en él útero en forma de toxinas que finalmente le llevaran al colapso....tumor, cáncer, papilomas...

Las mujeres nos debemos hacer responsables de saber son quien intimamos sexualmente, y si nuestra pareja habitual da síntomas de promiscuidad sexual encarar este aspecto de la relación claramente, por nuestro propio bien y nuestra propia salud física, emocional y mental.

La solución al final, es la misma que en el caso anterior, POMAGAS. Cuatro gotas cuatro veces al día en disolución. Del stock que nos venden tomamos el numero de gotas que nos dice el proveedor y lo añadimos en un bote cuentagotas lleno con una cuarta parte del conservante, brandy o vinagre de manzana(ambos valen), el resto agua mineral, lo agitamos y nos tomamos cuatro veces al día cuatro gotas, generalmente hará falta tomarlas durante un año, aunque a veces con menos tiempo es suficiente, pero no menos de cuatro meses según mi experiencia... lo podremos ir testando.

Sin la ayuda de esta esencia, Pomagas, la limpieza de una relación tarda tres años en concluir, así que creo que merece la pena usar el remedio.

POMAGAS pertenece a las FLORES DEL ALBA.

...Doy las gracias a mi amigo Pablo Martín Bearne, de Aura-Soma, por su amable colaboración en la redacción y difusión de este artículo.

Comentarios

Publicar un comentario